Miércoles, Noviembre 26, 2014

La Humanidad Corre Peligro

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Compartir

la humanidad corre peligro

Lo que ayer parecía fruto de la fantasía de escritores y guionistas de películas, lo que estaba limitado a la denuncia de algunos cabezas calientes extremistas, hoy es una posibilidad que se concreta ante nuestros ojos, aceptada por todas las mentes sensatas del planeta: “ La Humanidad Corre Peligro”

Lo denuncia Fidel, una de las mentes más claras de la humanidad, y también lo denuncia Al Gore, que conoce las entrañas del monstruo porque de allí pertenece. El grupo de los ocho, que agrupa a los países más industrializados del mundo, muestra su preocupación por la situación, y también lo hace la UNESCO.

Prácticamente es unánime la sentencia: la humanidad corre peligro y con ella toda la vida planetaria. Ya no se trata de una predicción, de una posibilidad para el futuro, estamos viviendo el deterioro alarmante de las condiciones que hacen posible la vida en el planeta.

Los ríos se secan, los glaciares se diluyen, inundaciones azotan en sitios inverosímiles, los Polos se derriten, los bosques desaparecen en desiertos, el clima está loco, los huracanes son cada vez más fuertes, se extinguen flora y fauna, la temperatura sube a niveles incompatibles con la vida de muchas especies.

Todos están de acuerdo en que el Mundo Corre Peligro. Todos aceptan que el planeta no soporta el impacto ecológico de la civilización depredadora. Donde comienzan las divergencias es en las causas de ese peligro y la manera de superarlo.

No intentan resolver el apremio, salvar a la humanidad, por el contrario, intentan salvar al capitalismo, buscan las maneras de seguir con su carrera demencial de robo, consumo y producción insano. Esconden la realidad, la deforman, en definitiva, nos llevan al suicidio.

Reconocen la alarma pero escamotean la causa, se limitan a tratados y propósitos de enmienda que nadie cumple.

La causa fundamental del peligro que corre la humanidad, digámoslo de una vez, es EL CAPITALISMO. Para salvar a la humanidad es necesario estudiar al capitalismo, y conseguir la manera de superarlo. Veamos.

EL CAPITALISMO ES EL CAMINO A LA BARBARIE

El capitalismo es la culminación de la evolución de sistemas de organización de la sociedad humana basados en la posibilidad de la apropiación de unos hombres por otros hombres.

Al principio fue la apropiación de la vida entera. Unos hombres eran literal y absolutamente dueños de otros hombres, era la esclavitud. El dueño debía velar por el esclavo, como quien cuida a un animal de su propiedad, alimentarlo, cobijarlo, vestirlo, y el esclavo y su trabajo pertenecían enteramente a su dueño.

Otra forma de organización social, pero con la misma esencia, es aquella donde unos hombres se apropian, no ya del hombre sino del producto del trabajo de esos hombres, le arrebatan sus cosechas, le dejan una parte suficiente para una vida miserable. De esta forma se desentienden de las responsabilidades que tendrían si fuesen dueños del trabajador, pero tienen los beneficios, el fruto del trabajo.

Otra manera de organización social, es el capitalismo, donde unos hombres se apropian del tiempo vital de otros hombres, este sistema es en esencia igual a los dos anteriores, es una forma de esclavitud, pero da una sensación de libertad.

A los hombres se les hace trabajar lo necesario para mantenerse y además deben trabajar un plus, sobre tiempo necesario para mantener la opulencia de los apropiadores y la reproducción de su riqueza. Se crea una sensación de libertad que cubre la feroz situación de esclavitud que obliga a los hombres a trabajar para el apropiador, es la perfección máxima del sistema de vasallaje. Las cadenas dejaron de ser metal, para convertirse en creencias, miedos, cultura.

Es la culminación de un proceso evolutivo de la civilización humana, basado en la propiedad privada, que ha llevado a la especie a una encrucijada de definiciones vitales.

Veamos como el capitalismo nos ha llevado a los linderos del infierno:

En una sociedad donde la forma de propiedad hegemónica de los medios de producción sea la propiedad nosocial , necesariamente existirá la posibilidad de que unos hombres compren el trabajo de otros hombres, o dicho más directo, los hombres se transforman en mercancías. Eso la caracteriza.

Si hasta los hombres se pueden comprar y vender, entonces todo en esa sociedad será factible de compra y venta. La transacción entre mercancías, es la esencia de la economía de esa sociedad. En esta situación se erige un mercado donde las transacciones entre mercancías se efectúan.

En el mercado se produce una lucha feroz, una competencia entre mercancías, todas pugnan por conseguir cambiarse por dinero, que es la mercancía universal. Esta competencia es consustancial al mercado, el hombre ya no se relaciona con otros hombres sino a través de las mercancías.

El hombre entra en esta feroz competencia como la mercancía que él mismo es, y como poseedor de mercancías.

Ahora bien, para que esta cruel competencia sea posible, es necesario que exista una cultura que la justifique, la reproduzca, la perpetúe. Es la cultura capitalista.

Tiene que existir una ética, una moral que calce con esa situación de guerra de todos contra todos, de fragmentación de la sociedad.

Así se instaura el imperio del egoísmo, ese es el principal soporte del capitalismo, donde lo que importa no es el humano, sino salir individualmente bien librado en la lucha del mercado.

La cultura sirve a la causa del egoísmo, sirve para reproducir, perpetuar, hacer del egoísmo un valor fundamental del hombre.

Todo lo que dé lucro es ético, lo demás no importa, las consecuencias no cuentan, sólo el aumento del capital.

Guiados por esa ética se produce sólo lo que dé lucro a los dueños de los medios de producción, y de la manera que dé más lucro, no importa si para eso se contamina al planeta, se extinguen especies, se desertiza la tierra, se contaminan los océanos, se cambia el clima. Se hacen guerras, para poder quemar más petróleo. Todo vale si es para ganar más dinero, producir más mercancías, vender.

Se desarrolla así una espiritualidad propia del capitalismo, que ha trastocado la armonía que es la vida, en una desarmonía inviable, que lleva a la humanidad al infierno.

El humano del capitalismo se relaciona entre sí de manera depredadora, y de esa misma forma se relaciona con la naturaleza, la depreda.

La humanidad fragmentada por el mercado, por el capitalismo, es demente, suicida, se condena, desbasta al planeta, y no es conciente de su autodestrucción.

El capitalismo es el camino a la barbarie, es el causante de la situación de peligro que hoy padece el planeta. No es posible salvar a la humanidad sin superar el capitalismo.

¿CÓMO SUPERAR AL CAPITALISMO?

 La Revolución Socialista , es la única forma de sanación, la única Esperanza que tiene la humanidad de romper el maleficio del egoísmo, y truncar así el camino al infierno. Sólo el Socialismo puede restaurar el carácter social de la sociedad.

Sólo la Revolución Socialista puede desandar el camino al infierno.

El desandar comienza por impregnar a la sociedad de la Conciencia del Deber Social , y eso se consigue construyendo la economía capaz de generarla, la economía de Propiedad Social.

Sin la Propiedad Social , no se puede acabar con el despojo del trabajo, con el hombre que para subsistir necesita transformarse en mercancía, con el mercado, con la competencia que necesariamente de allí surge. No se puede acabar con la conciencia egoísta que genera, en resumen, no se puede acabar con la peste capitalismo.

Son muchos los intentos de construir Socialismo sin la hegemonía de la Propiedad Social de los medios de producción, en el fondo de estos experimentos yace el error de desligar economía y conciencia, y de desconocer que el Socialismo es ante todo un asunto de conciencia.

Por eso debemos ponderar las formas de propiedad a la luz de la conciencia que sustenten.

Si así analizamos las formas de propiedad distintas a la Propiedad Social , veremos claramente que son formas generadoras de egoísmos colectivos o individuales, formas de conciencia capitalistas.

Aclaramos, en una sociedad en tránsito hacia el Socialismo y en el Socialismo mismo pueden existir diversas formas de propiedad. Lo que se discute, lo importante es la forma hegemónica, es decir la forma que dirige a la sociedad.

Si la forma hegemónica es la propiedad nosocial necesariamente se entrelazará con la conciencia egoísta y necesariamente reproducirá capitalismo. Ahora, si la forma hegemónica es la Propiedad Social , ésta se entrelazará con la Conciencia del Deber Social propia del Socialismo.

En Venezuela, país rentista sui generis , hay quien piensa que es suficiente para avanzar hacia el Socialismo, con la Propiedad Social de la petrolera, que genera 90% de la riqueza, y que no habría problema de invertir esa renta en crear y sustentar un sector capitalista alrededor de esa industria.

Se equivocan los que esto proponen. En Venezuela donde se capta la riqueza, la renta, no se genera la conciencia. La formación de conciencia depende del entorno de la petrolera, es decir, la conciencia dependerá de la forma como invirtamos la renta , si la invertimos filantrópicamente, tendremos un país clientelar. Si la invertimos creando capitalismo, tendremos un país capitalista periférico con todas las taras del capitalismo multiplicadas. Si la invertimos creando Propiedad Social de los medios de producción tendremos las bases materiales para el Socialismo.

EL COMPROMISO BOLIVARIANO

Con la Revolución Bolivariana , se abrió el camino a la esperanza, salimos del desierto de años de escepticismo en que el derrumbamiento soviético sumió al mundo. El Socialismo se vigorizó con la Revolución.

El compromiso Bolivariano va mucho más allá de lo nacional, es un compromiso con la humanidad, este intento Socialista debe demostrar, señalar al mundo que otra vía diferente a la capitalista es viable.

Si nosotros conseguimos concretar el sueño, la Esperanza de los pueblos del mundo tendrá una referencia, ya no será un anhelo utópico, así las luchas se potenciarán, y sólo así se formará el verdadero bloque de poder alterno al capitalismo.

A nosotros no nos está permitido fallar, es necesario construir el Socialismo, es un deber para con la humanidad. Es retomar la vía de su salvación.

Este Pueblo y sus dirigentes deben erguirse por sobre las pequeñeces, romper el cerco espiritual del pasado, desechar las molicies, los logros burocráticos y retomar el camino hacia el Socialismo con la fuerza formidable de los próceres libertadores.

Compartir

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar